Guía para conocer FACUA - Consumidores en Acción

Los Consumidores en Acción Nuestras líneas estratégicas
Cronología del desarrollo y extensión territorial de FACUA Financiación de FACUA
Normas y acuerdos que regulan el funcionamiento de FACUA Modelo de organización territorial que promueve FACUA
Instrumentos utilizados para el desarrollo y consolidación del proyecto La Fundación FACUA para la Cooperación Internacional y el Consumo Sostenible
Organigrama o estructura funcional de FACUA  

I Asamblea General de FACUA-Consumidores en Acción 

Cronología del desarrollo y extensión territorial de FACUA

Para comprender mejor el modelo de organización que representa FACUA y tener una mayor perspectiva de su estructura plural y flexible, es necesario conocer en primer lugar la cronología de su desarrollo y sus avances y dificultades.

A finales de la década de los 70, en el movimiento vecinal español, la defensa de los derechos de los ciudadanos en su calidad de consumidores era una actividad que cobraba cada vez mayor importancia, dada la situación que se vivía en el país al haberse producido una intoxicación masiva que sufrieron decenas de miles de consumidores como consecuencia del denominado “síndrome de la colza”. Sin embargo, las asociaciones de vecinos españolas vieron cómo el Gobierno les negaba la representación de los consumidores. 

Por ello, en 1980, la Asamblea Estatal de Asociaciones de Vecinos aprobó impulsar la creación de una asociación de consumidores de ámbito estatal, que se denominó La Defensa, y fomentar a través de las Federaciones de Vecinos, la creación de delegaciones de dicha asociación en todas las provincias españolas.

Sin embargo, el proyecto sólo fraguó en varias ciudades, entre ellas, Sevilla, Mallorca y Murcia y por ello, la delegación sevillana de “La Defensa”, constituida en el seno de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos, pasó a convertirse en los primeros meses de 1981 en una entidad independiente y con capacidad jurídica propia, con la denominación de Asociación de Consumidores y Usuarios de Sevilla - ACUS “La Defensa”.

Junto con esta actuación, los dirigentes vecinales de Sevilla plantearon en la Asamblea Andaluza de Asociaciones de Vecinos, a principio de los ochenta, la necesidad de potenciar la creación de asociaciones de consumidores y usuarios en las ocho provincias para consolidar una federación de consumidores de ámbito andaluz, que funcionara en base al modelo democrático y participativo del movimiento vecinal, pero como organización independiente y con personalidad jurídica propia.

Bajo este impulso se fueron constituyendo durante los años 1982 y 1983, asociaciones de consumidores en las provincias de Cádiz, Málaga, Jaén, Huelva y Granada, todas ellas con el patronímico de “La Defensa” y con las siglas ACU a la que añadían al final de la misma la primera letra de la denominación de cada provincia, siguiendo así el modelo de la organización ya creada en Sevilla que se denominó ACUS.

En 1983, estas seis asociaciones provinciales constituyen la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía – FACUA, que en la misma década de los ochenta logra fomentar también organizaciones en Córdoba y Almería, para así completar su presencia en las ocho provincias andaluzas. En el año 2000, las ocho asociaciones provinciales integradas en FACUA Andalucía, adoptan el acuerdo de asumir también las siglas FACUA seguida del nombre de cada una de las provincias, con el fin de unificar su mensaje ante los consumidores.

Después de dos décadas desde su nacimiento y consolidada como la federación de consumidores más fuerte, activa y representativa de Andalucía y una de las más importantes del país, FACUA Andalucía decidió en su IV Congreso celebrado en marzo de 2003, dar un nuevo e importante paso en su proyecto consumerista y extender su organización al conjunto del estado español y por ello en junio de ese mismo año, nace la Asociación de Consumidores y Usuarios en Acción – FACUA, como una organización de estructura confederal y con aspiración a estar presente en todas las comunidades autónomas, adoptando el mismo logo y siglas de la organización andaluza por entender que era necesario aprovechar el prestigio y reconocimiento que ya tenían las citadas siglas.

El nuevo proyecto consumerista de ámbito estatal, es liderado por FACUA Andalucía y cuenta con los apoyos de la Asociación de Consumidores y Usuarios de Castilla y León – ACU (que posteriormente adopta el nombre de FACUA Castilla y León) y la Asociación de Consumidores y Usuarios de Castellón “La Defensa” (en la que posteriormente se integran los socios directos de FACUA en dicha comunidad y adopta el nombre de FACUA Comunidad Valenciana), dos organizaciones con las que estaba unidas por históricos lazos de colaboración.

La nueva organización empieza a ser conocida en su fase inicial como FACUA España y posteriormente ya adopta la denominación actual de FACUA – Consumidores en Acción.  

Durante los años 2004 a 2010, nuevas organizaciones de consumidores de Murcia (Asociación Murciana de Consumidores y Usuarios – CONSUMUR), Extremadura (Asociación de Vecinos, Consumidores y Usuarios Nueva Ciudad - Mérida), Baleares (Asociación de Consumidores y Usuarios de Calviá - Mallorca), La Rioja (Asociación Riojana para la Defensa de Consumidores y Contribuyentes), Cataluña (Asociación Tarraco de Protección a los Consumidores y Usuarios), Canarias (Asociación de Consumidores y Usuarios de Lanzarote – ACULANZA), Castilla-La Mancha (Asociación de Vecinos y Consumidores de Almonacid de Toledo (en la que posteriormente se integran los socios directos de FACUA en dicha comunidad y adopta el nombre de FACUA Toledo y posteriormente de FACUA Castilla-La Mancha) y la Federación Progresista de Asociaciones de Mujeres y Consumidores – FEPAMUC) y Galicia (Agrupación de Consumidores y Usuarios Asociados – ACUA), se fueron sumando al proyecto y ampliando así la implantación territorial de FACUA.

De las nueve organizaciones que se habían incorporado a FACUA, las de Tarragona, Mérida y FEPAMUC de Castilla-La Mancha, ya no forman parte de la organización estatal, al haber sido dadas de baja en la organización y la de La Rioja tampoco, al haber solicitado su baja por propia iniciativa.

Paralelamente a este proceso de incorporación de nuevas organizaciones territoriales al proyecto, FACUA fue fomentando desde sus inicios, la afiliación directa de cientos de consumidores en todas las comunidades autónomas excepto en la de Andalucía, tal como fue acordado en la Asamblea General de la organización celebrada el día 10 de enero de 2004. Este acuerdo de no fomentar la afiliación directa en Andalucía, se adopta por considerarse que el nuevo proyecto no podía ir en detrimento de la organización promotora, la cual ya contaba con decenas de miles de asociados en dicha comunidad. Asimismo, en dicha asamblea también se aprobaron los criterios y las líneas estratégicas para el desarrollo del nuevo proyecto consumerista, a la vez que se procedió a elegir la primera Junta Directiva.

Complementando esta actuación de fomentar la afiliación directa en la organización estatal de socios de pleno derecho, FACUA pone en marcha en 2006 a través de Internet la Red de Consumidores en Acción como una vía de conseguir socios adheridos en las 17 comunidades autonómicas, y abrir una nueva vía de reforzamiento de su presencia territorial y de su acción en toda España.

Dando un paso más en su proceso de seguir avanzando en su implantación en toda España, en 2008, FACUA acuerda desarrollar su primer programa de extensión territorial a través de sus propios asociados individuales, con el fin de crear una organización de consumidores en Madrid con la denominación de FACUA Madrid, adoptando el mismo modelo de organización que propugna FACUA, y asumiendo la vicepresidencia de la organización madrileña, el presidente de FACUA. Este acuerdo se adopta por considerar que una organización de ámbito estatal debe contar con una organización territorial en la capital de Estado.

Posteriormente y en base a la experiencia exitosa desarrollada en Madrid, FACUA pone en marcha en 2010, su segundo programa de extensión territorial también a través de sus propios asociados individuales, con el fin de crear nuevas organizaciones de consumidores bajos las siglas de FACUA Catalunya, FACUA Comunidad Valenciana y FACUA Toledo (posteriormente en 2013 esta última organización amplia su actuación al conjunto de la comunidad adoptando en nombre de FACUA Castilla-La Mancha), adoptando también el modelo de asociación de consumidores promovido por FACUA y en las que siguiendo el modelo madrileño, asume la vicepresidencia de cada una de las nuevas organizaciones territoriales el presidente de FACUA. En la creación de la organización valenciana y la de Toledo, se produjo un acuerdo de fusión entre FACUA y las organizaciones territoriales de la Comunidad Valenciana y de Castilla-La Mancha que ya formaban parte de la organización estatal. 

Una vez organizada la estructura federal de FACUA a nivel nacional, en la que ya contábamos con organizaciones en Andalucía y en otras regiones de España, así como varios miles de asociados de pleno derecho y adheridos en las distintas provincias del país, comenzamos la fase de invitar o llamar a los asociados a participar, en la creación de organizaciones o delegaciones territoriales en los territorios donde no teníamos ninguna estructura organizada:

En 2015 y tras consolidar las nuevas organizaciones creadas en diversas zonas del país, y dotarlas de juntas directivas, locales adecuados, equipos de profesionales para desarrollar las actividades fundamentales, etc., se puso en marcha una nueva fase para fomentar la creación de Delegaciones Territoriales en todas las regiones o comunidades autónomas del país, donde no teníamos organizaciones con locales en funcionamiento y que estuvieran formadas por asociados/as voluntarios/as como en los casos de Aragón, Asturias, Cantabria, Euskadi, Extremadura, La Rioja y Navarra.

En 2016, también realizamos un debate interno exitoso, con el fin de fusionar a los asociados de las organizaciones territoriales de Galicia y de Castilla y León, con los asociados propios de FACUA y así fortalecer aun más nuestra organización en dichos territorios, a la vez que constituimos las Delegaciones Territoriales de Canarias y Baleares.

En junio de 2017 se ha continuado el proceso de extensión de FACUA y con el apoyo de nuestros asociados hemos creado FACUA Euskadi y también hemos constituido la Delegación Territorial de Murcia

Este proceso ha finalizado en 2017, logrando con ello que FACUA tuviera organizaciones o delegaciones territoriales en todas las regiones del país.

Este proceso ha finalizado en 2018 con la creación de FACUA Extremadura, logrando con ello que FACUA tenga organizaciones o delegaciones territoriales en todas las regiones del país.

Todo este proceso se ha visto facilitado con la política seguida por FACUA, de crear Plataformas de afectados a través de nuestro sitio en Internet y del uso de las nuevas tecnologías de la comunicación, que han permitido aglutinar a más miles de consumidores, de lograr una mayor presencia mediática y reforzar nuestra estructura organizativa en todo el territorio nacional.